Nada hay encubierto que no haya de ser descubierto ni oculto que no haya de saberse... Temed más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna.           ¡Denunciar es nuestro deber cristiano!

Testimonios de víctimas de sectas destructivas, daño psicológico, físico y económico

  Volver al
 Principio

 

 Sectas Peligrosas
Guyana
Tokio, Japón
Waco, Texas
-  Caso Reciente
Orden Templo Solar
Heaven's Gate
Iglesia de la Unificación
Sectas P.R. y Satánicas
Puerto Rico (Entrevista)
- P.R. (Investigación)
Uganda, Africa
AlQaeda
España
Características Secta
Definiendo el Fenómeno
-  Sus Características
Caer en la trampa
Líderes - Características
Fotos - Líderes
Prevención

 

 

Universidad de Puerto Rico
"Mapa Cultural del Puerto Rico Contemporáneo"
¿Por qué la Virgen del Pozo fue a Zapopan?

 

Universidad Pontificia Católica de P.R.
Boletín Informático
-Sociedad y Vida Humana-
"Las sectas que nos invaden"

 

 

 

Audiencia al Arzobispo
5 de mayo de 2000


Virgen del Pozo

Devoción a la Virgen del Pozo, paso previo antes de entrar en la 'Misión'
 

 

 

 

 


Capilla del Santuario
Capilla del Pozo
Testimonios de
Ex- Adeptos


 

 

 
Escuela donde los niños estudiaban cuando ocurrieron las apariciones

Escuelita Lola Rodríguez de Tio

 

Escuela
Lola Rodríguez de Tío

 

 

Personas tomando agua del Pozo donde ocurrió la aparición.

 

 


Procesión hacia el Santurario
Virgen del Pozo

 

 


Entrada al Santuario


  Entrada al Santuario del Pozo, jardín formando un rosario

 


 

 

Miembros de la Secta Misión

 

 

 

 

 

 

 

 Práctica común dentro de la Misión. Cilicio- Instrumento de tortura los prepara para someterse a las prácticas indignantes de la secta.
Cilicio

 

 

 Con persuasión y engaño practican el proselitismo con devotos que creen en la aparición de la 'Virgen del Pozo' por conseguir
candidatos para la 'Misión'

Devotos engañados

 

 

Casos de abuso extremo:
Abuso Sexual

Parte 1
Reportan Casos Abuso Sexual

Parte 2
Nuevos casos de abuso sexual



 


Fanatismo y Delirio Colectivo
Delirio Colectivo en Devotos Virgen del Pozo

 

 

 

 

 

 

Sectas Destructivas
Terrorismo Religioso



Add to Google


Mision de la Virgen del Rosario del Pozo
UN CULTO PELIGROSO, DESTRUCTIVO Y COERCITIVO
Estudios Investigativos
Enid Miranda Matos, Ph. D.

 

En un congreso realizado por investigadores clínicos en Wisconsin, Estados Unidos, en l986, se definió a una secta peligrosa como un “movimiento totalitario caracterizado por la adscripción de personas totalmente dependientes de las ideas del líder y de las doctrinas del grupo dirigidas por el líder, que puede presentarse bajo la forma de entidad religiosa, asociación cultural, centro científico o grupo terapéutico; y que utiliza las técnicas de control mental y de persuasión coercitiva para que todos los miembros dependan de la dinámica del grupo, y pierdan su estructura y su idea de pensamiento individual en favor de la idea colectiva y del grupo, creándose muchas veces un fenómeno de epidemia psíquica y un fenómeno de pensamiento colectivo, sin que tenga que ver la personalidad propia del individuo”.

 

A la luz de esta definición afirmamos que la Misión de la Virgen del Rosario del Pozo es, sin lugar a dudas, un culto peligroso. En este grupo, formado por un ramillete de corporaciones privadas amparadas por las leyes estatales, hemos podido identificar cada una de las características que definen un culto peligroso, destructivo y coercitivo.

 

La Misión de la Virgen del Rosario del Pozo es un culto cismático que busca el amparo de la Iglesia Católica, pero no está dispuesta a someterse a ninguna autoridad eclesiástica. Se destruye la personalidad de sus seguidores más convencidos. Se practican las más diversas estrategias de coerción y manipulación. Se fomenta la mentira y el engaño.

Ver: Audiencia del 5 de Mayo de 2000

A continuación presentamos las características definitorias de una secta peligrosa, destructiva y coercitiva:

  1. “Fomentar dependencia psicologica respecto al lider”

    Al igual que todas las sectas peligrosas, en la Misión de la Virgen del Pozo la dependencia psicológica se sostiene a base de dos elementos esenciales. El primer pilar es un suceso extraordinario que, en el caso que nos ocupa, son las supuestas apariciones de la Virgen a tres videntes. Este suceso es diferente y distorsiona la doctrina católica, aunque toma de ella algunos elementos con el fin de provocar confusión y conseguir el amparo de la Madre Iglesia.

    Dicha doctrina está avalada por siete supuestos mensajes dados directamente por la Virgen al Sr. Collado (líder carismático). Estos mensajes sirven al Vidente Collado para fortalecer su autoridad y poder sobre sus seguidores, ya que él es el único que conoce su contenido y el único que posee la capacidad de comunicarse con la Virgen. Al mismo tiempo, son un instrumento de ataque a la Iglesia Católica, como se ha demostrado en los contenidos publicados de cuatro de estos mensajes. El líder maneja inteligentemente a su antojo estos mensajes para su propio beneficio.

    Como vidente y receptor único de los mensajes, el Sr. Collado se presenta como un ser especial y único. Es un ser angelical a quien la Virgen eligió para confiarle secretos. En este sentido es un elegido, un mesías. Se atribuye dones especiales como, por ejemplo, ser capaz de hablar con santos, darse paseos por el cielo, leer la mente de sus seguidores, profetizar el día y hora del fin del mundo, ser la reencarnación de Juan el Bautista o del Apóstol San Juan, ser artífice de una sociedad renovada, remanente del holocausto final, etc. Su imagen carismática de líder absoluto está fundamentada en estos mitos creados especialmente para obtener el control de sus seguidores. El Sr. Collado ejerce una autoridad absoluta que no tiene en cuenta su supuesta obediencia a la Iglesia, ya que piensa que es poseedor de la Verdad Absoluta.


    El segundo elemento que los cultos destructivos utilizan para lograr la dependencia psicológica de sus adeptos es el recurso económico. Tras su organización, al amparo de las leyes en Puerto Rico y Federales, la Misión de la Virgen del Pozo se diversificó en varios grupos y asociaciones paralelas que le sirven de tapadera legal para desarrollar actividades de tipo económico que dan un servicio soterrado o escondido al “Grupo de la Virgen”, como recolectar dinero para sus actividades. Cada uno de estos tentáculos tiene una tarea que realizar al servicio del Grupo de la Virgen. Uno de estos, que está igualmente incorporado con
      todas las de la ley en Puerto Rico y en Estados Unidos, es conocido como Ciudad Mística, Inc., “materialización de una visión profética”, imagino que del Sr. Juan Angel Collado, autor intelectual de todo este descalabro espiritual con visos de gran empresa económica.

    Ciudad Mística"ES-VE" es la corporación encargada de construir lo que los devotos marianos de la Virgen del Pozo anuncian como “la maravilla de Todos los Tiempos” (Suplemento, El Nuevo Día, 1999) a un costo que, en su primera fase, ronda los $40 millones.


    Ambos elementos, recurso económico y suceso extraordinario, componen el escenario apropiado para fomentar y fortalecer una dependencia psicológica, dañina y destructiva, típica de los cultos peligrosos. Ambos elementos están presentes en la Misión.



  2. “Tener un organigrama o estructura piramidal, vertical y totalitaria, donde la voluntad de los dirigentes es absoluta, no admite crítica ni duda y está presente en todos los detalles de la vida íntima de los adeptos.”

    En todas las sectas peligrosas el control absoluto sobre sus seguidores es importante para asegurar el éxito. Se sabe, además, que este control se ejecuta con mayor eficiencia si se tiene una estructura en la que la voluntad del jefe es absoluta y no admite dudas. El organigrama de la Misión es uno piramidal en el que el número siete marca el límite que divide los diferentes niveles de mando. Hay siete columnas, cada una con un dirigente leal al Sr. Collado. A su vez, cada columna cuenta con siete hijos espirituales promulgadores de la doctrina que defienden. Cada nivel tiene así un dirigente o jefe, columna, padre o madre espiritual, o como quiera llamársele, a quien se debe obedecer plenamente. Sin embargo, el Sr. Collado es quien detenta la suprema e indiscutible autoridad en la Misión. Es por esto que, aún cuando en apariencia este señor se someta a obediencia, en realidad no admite crítica ni duda alguna.

    La estructura piramidal de la Misión protege al líder haciéndolo inaccesible e impidiendo llegar a él con facilidad. Esto aumenta su aureola carismática de ser especial y único.
     
    Todas las columnas y todos los promulgadores y promesados deben cumplir la plena voluntad del Sr. Collado. Su voluntad no admite ni tan siquiera pensar lo contrario. Cuando despierta alguna duda en sus seguidores, estos la deshechan rápidamente, ya que creen ciegamente que el Sr. Collado puede leerles la mente. Los devotos marianos de la Virgen del Pozo viven siempre con temor a que se les impongan castigos de obediencia, humillantes y destructivos a la autoestima. Por eso permiten que la voluntad del Sr. Collado impere en todos los detalles de su vida.

    Al mejor estilo de la secta El Templo del Pueblo, otra secta peligrosa cuyo dirigente Jim Jones convocó a un suicidio masivo el 18 de noviembre de 1978, el Sr. Collado determina quién se debe casar, con quién y cuándo. Se encarga personalmente de organizar la ceremonia, ofrecer el brindis y hasta la música está a cargo de su hija mayor, la cantante Leyinska.

    En una de las profecías anunciadas por el Sr. Collado se habla de una nueva sociedad en la que una “nueva estirpe” florecerá con el remanente que sobrevivirá tras el Juicio Final. En esta sociedad no existirá el matrimonio tal y como lo enseña la Iglesia, sólo habrá mujeres fértiles que serán utilizadas por hombres previamente elegidos por el Sr. Collado.


  3. Manipulacion

    Las sectas peligrosas utilizan sofisticadas técnicas psicológicas y/o neurofisiológicas, enmascaradas bajo la “meditación” o el “renacimiento espiritual”, que sirven para anular la voluntad y la capacidad racional de los sujetos. En la Misión, los ayunos, la manipulación del tiempo de descanso, la casi omnipresencia del Sr. Collado a través de continuos mensajes por beeper, teléfonos, etc. bombardean la mente de los devotos hasta el punto de obnubilarles su capacidad racional.

    A base de persuasión y engaño, se le hace creer al devoto que, si se somete al líder, se salvará y formará parte de la “nueva estirpe”. También se logra la manipulación sustituyendo las horas de sueño y descanso natural con largas horas de reuniones presididas por el Vidente. Esto provoca fatiga, cansancio y descontrol mental. El sujeto hace lo que le mandan sin oponer resistencia porque, previamente, se le ha reprimido su capacidad racional y analítica. Al final de una intensa jornada de trabajo en el grupo, el devoto sólo quiere descansar. 

    Otra de las formas en que se consigue manipular a los devotos es exigiéndoles una adhesión y lealtad total al grupo. El grupo es lo primero, incluso antes que la familia, a quien se les anima a abandonar en beneficio de la Misión.  Los devotos promesados y promulgadores tienen que dejar solos a sus hijos para asistir puntualmente a reuniones. Lo hacen porque el líder Collado les promete que sus hijos quedarán al cuidado de la Virgen y, también, porque tienen terror a las humillaciones y castigos públicos. De esta forma, una expromesada me informó  que su madre espiritual dejó sola a su recién nacida hija de tres meses para asistir al llamado del líder.

    A través de la Promesa, los devotos se adhieren al grupo y se comprometen a ser leales so pena de condenación eterna. El compromiso al culto es total y no admite ni tan siquiera que el promesado goce de más relaciones interpersonales con otros que no estén dentro del culto. En el caso de que el sujeto que hace la promesa esté casado o dependa de alguna persona ajena a la secta, se deberá obtener permiso por escrito. De esta manera se aseguran ante las leyes del Estado, de las cuales las columnas y promesados más leales se cuidan en extremo.

    Todos los promesados adquieren tal cantidad de compromisos que, lógicamente, se ven afectados en su vida íntima y personal, familiar, del trabajo o profesión, en sus estudios, etc. Acaban por romper cualquier relación interpersonal (familiar, social, de trabajo, de educación, etc.) anterior al momento en que hicieron la promesa.

     La total adhesión al grupo trae como consecuencia la soledad del adepto. Se encuentra indefenso ante la dinámica del grupo que lo atrae y le exige cada vez más. Sin un punto de apoyo externo se pierde igualmente la oportunidad de analizar críticamente lo que está pasando dentro. El devoto se convierte así en sujeto de fácil manipulación.

    El Sr. Collado ha alegado en diferentes ocasiones que la Promesa no es un acto obligatorio sino que es totalmente opcional y voluntario, que debe ser deseado, ganado y pedido por el adepto. Sin embargo, hay que reseñar que el engaño, la coerción y la presión de grupo forman el escenario en el que la decisión de hacer la Promesa es la más correcta y humilde muestra de entrega a la santidad requerida.

    El control y tergiversación de la información que llega a los adeptos es otra manera de ejercer la manipulación entre los devotos de la Virgen. El Sr. Collado prohibe leer ciertos libros. La Biblia sólo es leída bajo su dirección y sólo se admite su interpretación como la única verdadera. Toda información fraguada fuera del culto es interpretada por el Sr. Collado a la luz de su mente psicótica. Las críticas que se hacen a la Misión se contestan y tergiversan para presentar una imagen de maltrato y persecución hacia la persona de Collado.

    Otra manera de manipular, que es típica de los cultos destructivos y se encuentra presente en la Misión, es la consecución de una total dependencia del grupo. En muchos cultos coercitivos esto se logra viviendo en comunidades apartadas y cerradas. Aún cuando en la actualidad los devotos de la Virgen del Pozo no viven en una comunidad separada e independiente, el Sr. Collado repite frecuentemente su profesía de que, tras el Holocausto Final, se formará una nueva estirpe con la que se organizará una sociedad con nuevas reglas morales y legales que nada tienen que ver con las actuales.

    A los promesados se les hace preparar un bulto en el que se llevan algunos objetos de primera necesidad para sobrevivir algunos días. Se les instruye para que entierren sus pertenencias en un lugar adecuado que, en un principio, fue identificado por el Sr. Collado en el Yunque. Posteriormente, cuando la secta compró el terreno aledaño al lugar donde se dieron las supuestas apariciones, el lugar en el que deberían enterrar los bártulos de supervivencia se trasladó allí.

    La supresión de las libertades individuales y el derecho a la intimidad es otra estrategia utilizada por la Misión. Los promesados y promulgadores, así como cualquier devoto que haya alcanzado un nivel superior al llamado “devoto simple”, no tienen libertad personal para elegir ni para realizar actividades que no sean mandadas por el dirigente superior inmediato. “En la Misión hay que hacer lo que te manden. Y lo tienes que hacer con buena disposición,  inmediatamente y sin errores, so pena de castigo y humillación”, me afirmaba una expromesada informante.

    Aunque el devoto desee practicar  su libertad personal, literalmente no cuenta con el tiempo para realizar otra cosa que no sea lo que se le manda: recolectar cierta cantidad de dinero en un tiempo fijo; asistir a reuniones extremadamente largas y agotadoras, a veces a horas intempestivas y en lugares remotos de sus hogares; deben cumplir con sus respectivos trabajos y compromisos profesionales de tal manera que no interfieran con la dinámica de la secta, pero que tampoco sea el culto el responsable del incumplimiento en el trabajo; deben ayudar en la organización de las múltiples y frecuentes actividades de la Misión, etc. De esta manera el tiempo personal se limita hasta desaparecer.

    Frecuentemente, además, el devoto queda tan exhausto de cansancio con el ritmo del trabajo impuesto y los ayunos frecuentes y extendidos que, cuando cuenta con algún escaso tiempo libre, lo único que desea es dormir.

    Los ayunos frecuentes y extendidos, la mala  nutrición que traen como consecuencia, el escaso descanso, alterado por llamadas imperativas del Sr. Collado exigiendo la presencia en algún lugar remoto al lugar donde se vive, todo esto suprime la vida íntima y las libertades personales. Los devotos pierden la perspectiva personal, se les destruye su propia estructura de personalidad y adquieren la personalidad idónea fomentada por la mente enferma del Sr. Collado.

     

  4. Explotacion

    La exigencia de practicar el proselitismo consiguiendo nuevos adeptos y recaudando fondos es una de las maneras más frecuentes de explotación que presentan los cultos coercitivos y está también presente en la Misión de la Virgen del Pozo.

    Cada promesado se compromete a traer al grupo un mínimo de 7 personas que, a su vez, deben traer cada uno otras 7, y así sucesivamente. Cuando el devoto tarda algún tiempo en traer nuevos adeptos, se les llama la atención y se les regaña públicamente. Se les hace pensar que no consiguen nuevos adeptos porque no tienen suficiente fe o no son suficientemente santos o buenos.

    Con la práctica de esta forma de proselitismo, el culto se asegura de tener un crecimiento rápido.

    Diezmos, donativos, regalos, “trabajo voluntario” en el tiempo libre, el pago de cursillos, seminarios, etc, son algunas de las modalidades utilizadas para obtener dinero. Todo devoto está instruido para pedir dinero en los semáforos, a los amigos, a los vecinos.  En la Misión se acepta el dinero que traiga cada persona si importar cómo lo consiguió, el esfuerzo que realizó o la necesidad personal que no pudo satisfacer.

  5. Engaño

    Los anteriores elementos sólo son posibles si se realizan en un esquema de engaño. Es cierto que la manipulación aspira a la obtención de la dependencia psicológica y a la explotación.  Pero  la misma manipulación sólo es posible a través de la mentira, del engaño sistemático y de una metódica falta al respeto a la dignidad humana, a su autonomía como  individuo y a su salud mental o psíquica.

    Este es también el escenario que la Misión presenta. Los engaños que en la secta aquí analizada fundamenta todo el montaje anteriormente reseñado son: las apariciones de la Virgen al Sr. Juan Ángel Collado, los supuesto milagros de sanación física ocurridos durante la celebración de la Santa Misa y los siete supuestos mensajes. 

 

CONSECUENCIAS

La conjunción de estos factores (dependencia psicológica, organigrama piramidal, manipulación, explotación y engaño) provoca en los devotos un empobrecimiento creciente de su autoestima, al mismo tiempo que le va creando un estado de indefensión tal que trae como consecuencia, el sometimiento absoluto al líder, el Sr. Juan Ángel Collado.

 

Los devotos expromesados y expromuladores con los que hemos tenido la oportunidad de dialogar presentan este cuadro, aún cuando llevan varios años fuera del poder persuasivo del Sr. Collado. Sabemos que la participación activa en los cultos, sobre todo en los llamados cultos destructivos, trae  consecuencias de todo tipo y grado, para los adeptos y para su entorno familiar. Algunas de estas consecuencias son más graves que otras, algunas se manifiestan en uno u otro grado. Pero, en cualquier caso, los sujetos que han pasado por la experiencia de integrarse a un grupo cúltico nunca llegan a ser los mismos. Esto es lo que ha sucedido con los exadeptos de la Misión.

Sin pretender ser exhaustivos, presentamos a continuación algunas de las consecuencias psicológicas que hemos podido identificar en los expromesados que conocemos.

  1. Deterioro de las relaciones familiares y amistosas. Incluso las relaciones interpersonales establecidas antes de integrarse a la Misión han quedado destruidas. Las relaciones familiares, paterno-filiales, de matrimonio, etc. quedan sometidas a la voluntad del Sr. Collado. El adepto tiene incluso un padre y madre espiritual asignado y son ellos los que sustituyen a los verdaderos padres, quienes se convierten por designio del Sr. Collado en “padres biológicos”

  2. Deterioro del estado físico en general; desnutrición, mala alimentación debido a los frecuentes y prolongados ayunos, falta de sueño.

  3.  Inestabilidad emocional, inseguridad, incapacidad de tomar decisiones simples y cotidianas.

  4. Confusión mental. Algunos confrontan problemas de credibilidad con lo que afirma la  Autoridad Eclesiástica.

  5. Despersonalización; neurosis de despersonalización. Los sentimientos de irrealidad o extrañeza relacionadas con el ambiente familiar que, de facto, se abandono. Manifiestan extrañeza y enajenación respecto a su ambiente propio. Manifiestan ansiedad, temor y tristeza.

  6. Disminución de la capacidad intelectual y racional. Con frecuencia utilizan argumentos pseudoracionales que aprendieron en la Misión para contestar argumentos que se les presentan.

  7. Alucinaciones, pesadillas, insomnio.

  8. Delirio. El delirio significa la persistencia en una actitud mental que se sale de lo convencional y que es juzgada por el común de las personas como absurda. Los ex-promesados manifiestan esta actitud mental en relación con la veracidad de las apariciones. Creen que la Virgen realmente se le apareció a los tres niños videntes, aunque admiten que el Sr. Collado tergiversó este suceso extraordinario. Persisten en creer en la existencia de siete mensajes revelados por la Virgen.

  9. Neurosis histérica.

 

SUGERENCIAS

  1. Crear una red de apoyo compuesta de profesionales cristianos comprometidos con la Iglesia que le brinde ayuda sistemática y continua a los ex-adeptos. En este sentido, es importante resaltar la labor que se ha venido realizando en los encuentros de expromesados con Moseñor Felices. Estos deben ser extendidos al resto de la Isla.

  2. Nombrar una Comisión Permanente para Informar y Educar a los católicos. Dicha comisión tendría a su cargo la organización de conferencias, charlas, orientaciones, etc. a través de las parroquias y medios de comunicación masiva. Un recurso importante en estas charlas serían los testimonios que los expromesados están dispuestos a ofrecer.

  3. Establecer claramente la diferencia entre los devotos y el Sr. Juan Ángel Collado de tal manera que los creyentes católicos puedan distinguir claramente entre una devoción mariana sana y otra destructiva como la que promulga el Sr. Collado.

                                                                                               


Last changed: 12/08/09


Spider-Map

 

¡Denunciar es deber de todo cristiano!        Las sectas destructivas buscan desvíarte del único y verdadero camino que es Cristo, en quien se encuentra la plenitud de los medios de salvación.     Las sectas destructivas son un peligro, no tan solo a nivel espiritual, el daño psicológico, físico y económico a veces llega a ser devastador.     Las sectas destructivas sin denominarse satánicas, en la práctica también lo son.